Acusan a un taxista de abusos sexuales a una clienta en Marbella

La Fiscalía pide cinco años de cárcel para el investigado al considerar que realizó tocamientos a la mujer, una turista británica que estaba de vacaciones en la Costa del Sol

JUAN CANOMálagaALVARO FRÍAS

Un taxista se enfrenta a una posible condena a cinco años de cárcel, como solicita la Fiscalía, que lo acusa de abusos sexuales a una clienta en Marbella. El juicio, que se celebró ayer en la Sección Segunda de la Audiencia Provincial, ya ha quedado visto para sentencia.

Los hechos sucedieron el 30 de junio de 2018, cuando la mujer, de unos 40 años y de origen británico, se encontraba disfrutando de unos días de vacaciones en la Costa del Sol. Le quedaban dos días para regresar a Reino Unido, donde reside actualmente.

La mujer paró en un restaurante de comida rápida, compró una hamburguesa, algo de beber, y se sentó a consumirlo antes de volver a casa. Cuando se encontraba en una rotonda de Puerto Banús, se encontró con un taxista. Hasta aquí, lo único que coincide de ambas versiones.

La mujer declaró que, al verla en la rotonda, el conductor se acercó a ella con el coche, le dijo que ya había terminado su turno de trabajo y se ofreció a llevarla gratis a su casa. La mujer, que se hospedaba con una amiga en Estepona, aceptó y se sentó en el asiento del copiloto.

Minutos después de iniciarse el recorrido, el taxista supuestamente le tocó la pierna izquierda «con la intención de satisfacer sus deseos sexuales», según el relato acusatorio del Ministerio Público, que se sustenta en el testimonio de la denunciante, la cual ha mantenido su versión en el hospital, la comisaría, el juzgado de instrucción y ayer, por último, en el juicio.

Acto seguido, el taxista le habría tocado el pecho derecho por debajo del sujetador -según la Fiscalía-, a lo que ella reaccionó diciéndole: «No, no, quita». Después, habría seguido manoseándola al tiempo que se bajaba la cremallera y le agarraba la mano a ella para que lo tocara. La mujer retiró la mano y mostró un «enérgico rechazo», añade el Ministerio Público.

El viaje terminó cerca de una gasolinera. La denunciante declaró que se bajó atemorizada del coche y se escondió tras un muro, donde esperó a que el taxista se marchara. Después, se fue a la casa donde se hospedaba, le contó lo sucedido a una amiga y llamaron a la policía. A partir de ahí, se activó el protocolo ante casos sospechosos de delitos sexuales.

En su escrito de conclusiones provisionales, la Fiscalía calificó los hechos de abusos con acceso carnal, por los que pide una pena de cinco años de cárcel y una indemnización de 2.000 euros para la denunciante.

La declaración de la mujer durante la instrucción se consideró prueba preconstituida, ya que debía regresar a su país, por lo que se podría haber utilizado en el juicio. No obstante, ella volvió a comparecer ayer en el juicio mediante videoconferencia y se ratificó una vez más en su testimonio. Además, renunció a la indemnización que pudiera corresponderle.

El hombre, por su parte, ha negado en todo momento los hechos de los que se le acusa. Según él, fue la mujer quien se acercó a él y reclamó sus servicios como taxista para llevarla de vuelta a casa.

El conductor declaró que, durante el recorrido, ella llegó a poner una mano en la pierna de él y le preguntó si estaba casado. El viaje acabó cerca de una gasolinera de Benahavís porque, según el acusado, ella no quería o no podía pagar la carrera. El hombre sostuvo que ese desencuentro fue el detonante de la denuncia que puso contra él./SUR

¡Coméntalo en Facebook!

comments

Trusted by some of the biggest brands

spaces-logo-white
next-logo-white
hemisferio-logo-white
digitalbox-logo-white
cglobal-logo-white
abstract-logo-white
white-logo-glyph

We’re Waiting To Help You

Get in touch with us today and let’s start transforming your business from the ground up.

Book A Consultation